Saltar al contenido
Juegos de Mesa

Reglas del Dominó: Mecánica general del juego

reglas del dominó

Cuando se trata de pasar un tiempo divertido en familia o entre amigos, unos de los juegos de mesa favoritos es el dominó. Si nunca lo has jugado, puedo asegurarte que te estás perdiendo un juego de mesa clásico. Tienes que aprender a jugarlo, y para eso te traigo hoy las reglas del dominó, explicadas paso a paso.

Fichas de Dominó

Empecemos por conocer cómo se compone un juego de dominó, pues la forma en que están estructuradas las fichas es esencial para comprender cómo se juega.

Un juego de dominó se integra por una serie de fichas rectangulares, divididas al medio por una línea que crea dos secciones cuadradas. En cada sección aparecen números, representados mediante puntitos, así: Un puntito=1, dos puntitos=2, y así sucesivamente.

reglas del dominó: fichas

Hay diversas variantes del dominó, según la cantidad de fichas y la extensión de la numeración. No obstante, las más difundidas son el dominó de 28 fichas (los dígitos van desde el 0 hasta el 6), y el dominó de 55 fichas (los dígitos van desde el 0 hasta el 9).

Como factor común a todas las variantes del dominó vemos que cada ficha contiene dos números, uno en cada sección, y que el 0 se representa mediante la ausencia de puntitos denominándose, en el argot del dominó, “blanco”.

Para cuántas personas está diseñado el dominó

Esto depende de la cantidad de fichas que tenga la variante de dominó con que se va a jugar, y de la modalidad de juego que se escoja. La forma más común de jugar dominó es entre 2 parejas, es decir, 4 personas. En este caso las parejas ocupan sus puestos alternadamente, de modo que queden uno frente a otro.

Sin embargo, también se puede jugar individualmente. Esta modalidad permite la inclusión de más personas, cuyo límite dependerá de si se juega con un dominó de 28 fichas, de 55, u otro superior (hay hasta de 190 fichas)

Cuando se juega en parejas, el juego adquiere más complejidad y requiere de más estrategia, puesto que los miembros de la dupla deberán apoyarse entre sí, guardarse las espaldas, y salvarse uno al otro cuando están bloqueados. Una buena compenetración de la pareja casi siempre asegura la victoria, y hace que el juego sea mucho más interesante. Es esta la razón por la que la modalidad del dominó en parejas sea la más difundida.

Objetivo del dominó y conteo de puntos

Sea cual sea la modalidad adoptada, el objetivo principal al jugar dominó es quedarse sin fichas primero que los demás, o, al menos, quedar con la suma de puntos más baja.

Cuando un jugador se despoja de su última ficha, se dice que “dominó” la mesa, siendo esta expresión la que le da el nombre a este juego. Dominar implica obtener la victoria inmediata. El ganador, entonces, toma todas las fichas que quedaron en las manos de sus rivales, cuenta los puntos que estas contienen y anota dicha cantidad a su favor.

Hay otra forma definir al ganador, que ocurre cuando nadie domina y el juego se detiene debido a la ausencia de fichas adecuadas para jugar. A esta situación se le llama “cierre” o “tranque” del dominó. Cuando esto sucede, todos los jugadores voltean las fichas y se comparan los puntos de cada uno. El que ostente la suma más baja será el ganador de la ronda, y anotará a su favor los puntos de las fichas de los demás jugadores.

Una partida de dominó transcurre ronda tras ronda, hasta que un jugador (o una pareja, según el caso), logre acumular 150 puntos. Este límite máximo no es una regla fija. Los jugadores pueden acordar jugar hasta los 100, 150 o 200 puntos, libremente.

Las rondas del dominó se conocen también como “datas”.

Mecánica de juego

Para explicar la mecánica de una partida de dominó, lo haremos separadamente, desde las perspectivas del juego individual, y en parejas.

No obstante, antes de entrar en las particularidades de cada modalidad, te diré cómo se preparan las rondas, y otras reglas que son comunes para todos los estilos de jugar de dominó:

  • Las fichas se revuelven sobre la mesa, boca abajo. (este procedimiento se conoce, en algunos lugares, como “darle agua al dominó”). Cada jugador toma, al azar, 6 fichas (si es un juego de 28 fichas), o 10 fichas (si es un juego de 55).
  • Las fichas restantes se apartan hacia una esquina de la mesa (este sitio se denomina “pozo”), donde no estorben, y sin voltearlas. Es importante que no se sepa qué fichas están en el pozo.
  • Cada jugador, o cada pareja, eligen una ficha del pozo, la voltean, y el que tenga la mayor ficha será el que empiece a jugar. Estas fichas se devuelven al pozo y se mezclan con las otras.
  • Cada jugador, empezando por el que sacó la mayor ficha, y en el sentido de las agujas del reloj, coloca fichas de su mano en el centro de la mesa, solo una en cada turno.
  • Las fichas se colocan pegadas una a la otra, de forma longitudinal, y se va configurando una estructura en forma de serpiente, con dos puntas libres. Solo las fichas dobles se colocan en sentido transversal.
  • Siempre, la ficha a colocar tiene que coincidir, por alguno de sus extremos, con alguna de las dos puntas de la sucesión de fichas que se encuentra sobre la mesa. Se puede jugar por cualquiera de las dos puntas.
reglas del dominó: partida
MINOLTA DIGITAL CAMERA
  • Cuando se acaba una ronda, sea por dominación o por tranque, se anotan los puntos acumulados, y la ronda siguiente la abre el jugador o la pareja ganadora.

Ahora sí, veamos la mecánica de juego en cada modalidad.

Juego individual

En el juego individual, cada jugador procura hacerse con la victoria disminuyendo tanto la cantidad de fichas como los puntos que ellas representan. No está exento de estrategia, puesto que no se trata de botar la ficha más gorda, y ya. A veces, jugar una ficha liviana es la jugada más inteligente, si se tiene en cuenta cómo han venido jugando los otros.

Cuando un jugador no tiene ninguna ficha apropiada para poner, está obligado a tomar una ficha del pozo. Si la ficha le sirve, la juega, y si no, repite el proceso hasta que pueda jugar. De esta manera, en lugar de deshacerse de fichas, lo que hace es adquirir más, y por tanto, se aleja bastante la posibilidad de ganar.

Sin embargo, el dominó es un juego que puede sorprender, porque puede suceder que, en otro momento de la partida, este mismo jugador sea la única persona que disponga de fichas para poner, mientras los demás pierden sus turnos, sobre todo cuando se han acabado las fichas del pozo.

Juego en parejas

Cuando se juega dominó en parejas no se aplica la toma de fichas del pozo, sino que estas no se utilizan. En esta modalidad, cuando un jugador no tiene ninguna ficha adecuada para poner, simplemente se queda sin jugar, lo que se conoce como “pasarse”. En este caso, su pareja debe estar atenta a los números que le han golpeado porque no los posee, y procurar salir ella en su ayuda.

Como te dije antes, en el juego en parejas es fundamental la cooperación, y que los compañeros sean capaces de hacer jugadas estratégicas que los beneficien como equipo, y no individualmente.

Veamos un ejemplo práctico:

El jugador “A” se ha “pasado” porque en las puntas hay 8 y 2, y no tiene ninguno de ellos. El turno siguiente es de un rival (recuerda que las parejas se sientan alternadas), y este juega la ficha 8-9, por lo que mata el 8, y esa punta ahora tiene libre un 9. Hay disponibles para jugar, entonces, 9 y 2. Llega el turno de la pareja del jugador “A”, que ya sabe los números que no tiene aquel. Ella debe jugar por la punta del 2, matando ese número, pues ese número es el punto débil de su pareja.

Sin embargo, puede suceder que la pareja tenga una abundancia de 2 en su mano, de modo que ese número le es muy favorable, así que decide no matarlo y dejarlo correr. El jugador “A” debe tener la suspicacia suficiente para entender el mensaje, y tomar nota de que el 2 es un número fuerte para su compañero, y dejarle llevar la voz cantante.

Como ves, la estrategia desarrollada en equipo es la clave del éxito al jugar dominó en parejas.

Al terminar una ronda o “data”, se mezclan las fichas jugadas con las del pozo, y se revuelven para empezar de nuevo.

Puntuaciones especiales

reglas del dominó: puntuación

Existe una forma especial de ganar puntos, que se utiliza según la preferencia de los jugadores, puesto que es opcional. Se denomina Primera data doble. Consiste en que la primera ronda o data de una partida valdrá el doble de la puntuación adquirida. Por ejemplo: Las fichas de los perdedores han sumado 15 puntos, pero se anotan 30.

Ya puedes jugar dominó

Ahora conoces las reglas del dominó, y sus variantes. Como has visto, se trata de un juego que concede bastante libertad a los jugadores para adoptar las distintas modalidades. Tiene normas opcionales que permite adaptar el juego a las preferencias de cada quien. Sin embargo nunca pierde sus valores esenciales, esos que hacen del dominó un juego tan atractivo, al que muy fácilmente te aficionarás.

Pon a prueba tu capacidad de previsión, tu agudeza para calcular qué fichas tienen tus contrarios, aun sin saber la identidad de las que están en el pozo. El dominó es un juego simple, sí, pero ideal para entrenar tu mente al mismo tiempo que te diviertes un montón.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Nancy
Últimas entradas de Nancy (ver todo)